El músico Pablo Alborán ha explicado a través de un vídeo en su perfil de Instagram, con más de cinco millones de seguidores, que es gay.

“Estoy aquí para contaros que soy homosexual”, explica Alborán en un vídeo de más de tres minutos. “Que no pasa nada, que la vida sigue igual. Yo necesito ser un poquito más feliz de lo que ya era. Mucha gente lo supone, lo sabe o simplemente le da igual, ya que en mi casa, en mi familia, he sentido siempre la libertad de poder amar a quien he querido, de dedicarme a lo que he querido. Me he sentido arropado y acompañado a la hora de cumplir cada uno de mis sueños”, explica.

“En mi trabajo, en mi compañía de discos, en Warner, jamás me sentí discriminado, odiado o sentí que decepcionaba a alguien por ser yo, pero desgraciadamente hay mucha gente que no lo vive así. Por eso hoy sin miedo también espero que este mensaje le haga el camino más fácil a alguien”. En apenas una hora, su vídeo ha obtenido medio millón de reproducciones.

El malagueño, de 31 años, afirma que el mundo está en un momento convulso “con algunas noticias agridulces”. “Todos nos sentimos extraños, nos replanteamos la vida, el trabajo, lo que nos hace felices”, reflexiona.

“Siempre he luchado en contra de toda expresión en contra de cualquier libertad o igualdad, desde el machismo, la xenofobia, la transfobia… cualquier tipo de odio”. Por eso, dice, quiere que su grito “sea más fuerte y tenga más peso”.

Alborán asegura que el paso lo ha dado más que nada por él mismo. “Pero sobre todo esto lo hago por mí”.

El artista dice: “Siempre he escrito canciones que hablan sobre ti, sobre mí y sobre lo que hay alrededor, que se puede sentir identificado cualquiera con mis letras sin importar el género, la edad o el idioma porque la música es libre y quiero ser igual de libre que en mis canciones”.

El “soy homosexual” de Pablo Alborán: una declaración valiente para un artista en la cumbre

“Quiero ser coherente, consecuente y lo más responsable posible conmigo mismo. Seguiré centrando mi vida pública en mi trabajo, en mi música. Intentaré hacer mi trabajo lo mejor que sé, desde las entrañas, con un respeto absoluto a la profesión y al público”, relata, dando las gracias por el cariño recibido y “por el apoyo incondicional” que le dan sus seguidores. “A vivir, que la vida se va”, acaba.

En los primeros minutos de su mensaje, Alborán ha recibido decenas de muestras de cariño de compañeros de profesión y rostros famosos. “Te quiero hermano”, le escribía Alejandro Sanz.

“El amor se sostiene puro en la libertad, la libertad no entiende de géneros, ni de limitación alguna. Amar es un pulmón inmenso sobre el que necesita sostenerse el mundo y así sería un poco mejor. Estoy orgullosa de ti y de tenerte hermano mío, te quiero con toda mi vida y en ella”, le alababa Vanesa Martín. “Te quiero mucho, amigo”, le daba su apoyo Malú. “Creía que no te podía admirar y querer más, una vez más, me equivocaba”, le aplaude Pablo López. No han sido los únicos: India Martínez, Luis Cepeda, Máximo Huerta, Manuel Carrasco, Ana Guerra, Pastora Soler, Félix Gómez, Beatriz Luengo, Marc Bartra, Noemí Galera, Álex Ubago, Inma Cuesta… y un sinfín de artistas, deportistas, presentadores y personajes conocidos le han expresado su cariño.

Chantaje, culpabilidad y crueles tratamientos: así era ser gay o lesbiana en el Hollywood dorado

Pablo Alborán empezó su carrera en abril de 2010, cuando subió a YouTube y cantando desde el sofá de su casa su primera canción, Solamente tú, que se convirtió en un éxito inmediato.

Meses después, en febrero de 2011, sacaba su primer álbum de estudio. Ya acumula cinco, más otros dos en directo. Ha obtenido 10 nominaciones a los Grammy e incluso ha ganado un premio Goya gracias a la banda sonora de Palmeras en la Nieve.

En diciembre de 2015 el malagueño anunció que hacía un paréntesis de dos años para desconectar. Cuando regresó al panorama musical en septiembre de 2017 contó que hubo un momento en que no podía más y sintió que debía parar.

“Mi peor enemigo he sido yo mismo, necesitaba hacer un impasse”, confesó. Para luego contar: “El problema lo tenía yo. Mi peor enemigo creó que he sido yo. A ver, tampoco ha sido un drama. Ha habido momentos en los que simplemente decía: Necesito parar un poquito. Nada de pánico escénico, ni llegué a odiar la profesión. Simplemente era una cuestión de que tenía que hacer un impasse, porque yo soy mi peor enemigo. Bueno, lo era, ya no lo soy”.

En una entrevista con este periódico en 2018, Alborán bromeaba con el hecho de ser icono gay.

“Me parece maravilloso ser un icono gay. Solamente tú suena en bodas, bautizos y hasta funerales”. Y después, sin ser preguntado, pedía: “Me gustaría añadir que el matrimonio gay debería ser posible en más países”.

Fuente ElPais

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here