EDITORIAL

Desde esta tribuna brindamos nuestro apoyo a los miles de jóvenes que se han estado manifestando en la Plaza de la Bandera y que este 27 de febrero reunidos en el Trabucazo 2020, en una manifestación pacífica, mostraron lo más potente de sus músculos, exigiendo elecciones transparentes y respeto a la democracia.

Fueron los jóvenes que propiciaron una República Dominicana libre, tal y como lo soñaron los fundadores de esta sufrida y mal administrada nación, porque quienes llegan creen que el Estado es una herencia familiar. 

Fueron los motivadores de la libertad hace 176 años. Hoy, vuelven a ser los protagonistas. Todo nuestro apoyo a quienes se manifiestan de manera pacífica, en la Plaza de la Bandera, para alzar su voz en favor de la democracia dominicana. 

Miles de jóvenes, desde tempranas horas de la mañana de ayer fletaron dicha plaza para exigir democracia y transparencia tras la suspensión de las elecciones del 16 de febrero, donde se echaron al zafacón miles de millones de pesos. Nadie sabrá cuantos morirán por esta causa, cuantos se quedaron sin medicina, educación de calidad y sin el pan de cada día.

La lucha por el poder entre quienes nos han desgobernado por décadas se lleva por delante y sepulta los sueños de los buenos dominicanos. Se impone quien más dinero tenga y no quienes tienen los méritos ni la preparación para sacar a este país del subdesarrollo.

por más que quieran decir los arreglistas, hace muchos años que vivimos en una democracia a media y eso es lo que reprochan a grito los jóvenes de la Plaza de la Bandera. saben que no basta con cemento y acero en la metrópolis, sino que también hay que llegar al corazón de la gente de los barrios y zonas rurales, pero que no sea solo en tiempo de campaña.

Los jóvenes de la plaza, gritan para que el dinero del pueblo sea bien administrado, contra la maldita corrupción que algunos no quieren ver porque le conviene, contra el nepotismo, menos dinero en publicidad y más hechos.

Aquel que permite la corrupción, corrupto es. No hay que ser un científico de la NASA para darse cuenta que en la República Dominicana, hay gente que ha pasado por la administración y otros que  están actualmente, que no tienen como justificar la riqueza que exhiben, más sin embargo nunca han caído presos.

El grito de los jóvenes de la Plaza  es el sentir de la mayoría, que son los hijos de machepa. Vivimos en un país en democracia entre comillas, con un crecimiento económico vertiginoso, el cual solo llega al grupito de siempre. 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here