PLD

Por Wilson Pérez

Santo Domingo.-“Danilo  el pueblo está contigo”, era una de las expresiones  que a coro vitoreaban miles de ciudadanos y simpatizantes  del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) que se congregaron a ambos lados de las calles usadas en la ruta de  la caravana presidencial en camino al Congreso Nacional, la Catedral y el Parque Independencia.

El mandatario arribó al Congreso  de la Republica, desde su residencia franqueada por una hilera humana ondeando banderines, representativa del símbolo patrio, la bandera nacional.

Al concluir su discurso y presentarles los honores a la investidura del jefe del Estado la  caravana tomó rumbo a la Catedral Primada de América por la avenida Independencia, la que literalmente estaba llena de personas resaltando en cartelones y consignas  los aportes del gobierno.

La mayor concentración se observó  en la parte frontal de la Casa Nacional del PLD cuya  acera frontal y jardines se llenaron desde media mañana escuchando allí el discurso del mandatario.

Al ritmo de tambores y flautas  las mujeres y hombres del pueblo se prepararon para esperar el paso de la capsula que trasladaba  al Presidente Danilo Medina, la Primera Dama, Candy Montilla de Medina y a la vice presidenta Margarita Cedeño, para saludarles.

Las sirenas de los vehículos que llevaban a las autoridades oficiales que trasladan al mandatario resonaban al compás de las bocinas de los  autos que se desplazaban por la avenida Independencia rumbo a la Catedral.

Con las  banderas nacionales y del PLD  en las manos las personas que se aglomeraron allí   levantaban sus brazos y saludaban al presidente Danilo Medina con gritos de júbilo y triunfo a su paso por la sede nacional de los peledeístas.

“El  PLD trabajando”, “PLD más educación, más progreso, más salud y más seguridad”, eran solo algunos de los decenas de cartelones que presentaban los manifestantes. También describían en un acróstico la palabra PLD: Progreso, Libertad y Desarrollo.

El presidente Danilo Medina bajó  el cristal  y  con la  mano levantada respondió en señal de triunfo y agradecimiento por el respaldo brindado al último de los discursos de rendición de cuenta de su mandato  que, de igual forma, era correspondido por el primer mandatario de la nación.

En la  Catedral una gran concentración esperó al jefe del Estado ovacionándola a su llegada y salida del  templo centenario.

Lo propio sucedió en las afueras del Parque Independencia, frente a la puerta de El Conde en donde el aplauso  de la multitud congregada se confundió con los honores militares y la salva de 21 cañonazos.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here