Por: Juana Mercedes

SANTO DOMINGO_ El pasado fin de semana el presidente Luis Abinader decretó que el toque de queda iniciaría al mediodía los fines de semana sin gracia de libre tránsito, algunos ciudadanos de los sectores de la capital respetaron las medidas del gobierno, mientras otros las burlaron.

Durante un recorrido por varios sectores de la capital, se pudo observar como diversos vendedores comercializaban sus productos alimenticios sin importar que estuvieran fuera del horario establecido.

Un amplio flujo vehicular; además de negocios con sus puertas abiertas al público y sin temor de que ninguna autoridad fuese a ordenar cerrarlo.

Decenas de personas se encontraban en las calles conversando, jugando dominós y hasta tomando alcohol en los establecimientos.

Incontables motoconchistas se encontraban en cada esquina a la espera de algún pasajero y efectivamente si encontraban a quien abordar.

Choferes violaron leyes de tránsito para llegar rápido a su casa, pero sin percatarse de qué daño podrían causar en sus maniobras vehiculares todo por evitar retenes policiales. 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here