Santo Domingo.- El Banco Central declaró en un comunicado de prensa que ha venido supliendo las divisas necesarias para atenuar las presiones que han surgido sobre el tipo de cambio.

Dijo que en primer lugar esa colocación ha sido para cubrir la demanda de divisas estacionalmente elevadas que son características del primer trimestre del año por motivos de reposición de inventarios de las empresas.

Que, en segundo lugar, es en respuesta a la incertidumbre generada por la posposición de las elecciones municipales durante el mes de febrero. Y que, en tercer lugar, fue en respuesta a las expectativas negativas de los agentes económicos, locales e internacionales, producto de la propagación del coronavirus (COVID-19) a nivel global.

En este sentido, la entidad rectora de la política monetaria informó que, desde inicios del 2020, ha desplegado una estrategia de intervenciones cambiarias a través de su Plataforma Electrónica de Negociación de Divisas, inyectando al sistema más de US$700 millones, en términos brutos, en lo que va de año.

El Banco Central de la República Dominicana declaró que, en interés de mantener debidamente informado a los agentes económicos y a la opinión pública en general, realiza esas declaraciones sobre el comportamiento del mercado cambiario dominicano, “a fin de evitar que se genere mayor incertidumbre a raíz de los acontecimientos que han impactado los mercados internacionales y doméstico en los meses de enero y febrero de 2020”.

Según el Banco Central, esas intervenciones han contribuido a mantener el flujo adecuado de la moneda norteamericana en la economía, con lo cual el sector privado ha podido operar sin mayores contratiempos.

Mencionó que durante el mes de enero las compras y ventas de las Entidades de Intermediación Financiera e Intermediarios Cambiarios alcanzó US$4,534.65 millones, un 12.8% mayor al volumen transado en el mismo periodo del 2019, lo que considera un reflejo de que, a pesar de las incertidumbres antes mencionadas, “la economía dominicana continúa generando importantes flujos de divisas asociados a la solidez de sus fundamentos macroeconómicos”.

Asimismo, la institución destacó que la depreciación acumulada al cierre del mes de febrero ascendió a 1.1%, lo que considera que es congruente con lo observado en iguales períodos en años anteriores.

Explicó que, a la demanda estacional de divisas, “en un entorno de alta incertidumbre”, hay que añadir el efecto rezagado de las medidas de estímulo monetario que tomó el pasado año, el cual afirma que se están reflejando desde inicios de 2020 en un impulso adicional en la actividad económica por efecto de los mecanismos de transmisión de la política monetaria.

En consecuencia, dice, se traduce en un aumento adicional en la demanda de divisas para importaciones de bienes.

El Banco Central especificó que la República Dominicana, como economía pequeña y abierta, no está al margen de lo que ocurre en los mercados internacionales y en especial en los mercados emergentes, los cuales durante las últimas semanas del mes de febrero han sufrido salidas significativas de capitales ante los riesgos que se han generado en torno al coronavirus y sus posibles implicaciones sobre el crecimiento global, según reseñó recientemente la plataforma de información financiera Bloomberg.

Observó que esto se ha puesto en evidencia en la depreciación que han experimentado las monedas emergentes, las cuales, en comparación con sus pares de la región, la República Dominicana está dentro de los países con menor depreciación registrada desde el cierre de diciembre al 28 de febrero de 2020.

En su comunicado de prensa, sostuvo que los mercados desarrollados también han reaccionado ante los riesgos que ha provocado la propagación del coronavirus, reflejados en una caída generalizada en los principales mercados bursátiles del mundo e intensificando la respuesta de los principales bancos centrales y organismos multilaterales.

Recordó que el presidente de la Reserva Federal de los Estados Unidos de América, Jerome Powell, expresó el pasado viernes que se mantienen alertas al incremento de los riesgos sobre la economía estadounidense y preparados para usar sus herramientas, lo que implicaría nuevas reducciones en la tasa de interés de fondos federales durante el presente año.

También destacó que el Banco de Japón anunció que continuará proveyendo liquidez para garantizar la estabilidad de los mercados financieros, ofreciendo ¥500 mil millones (equivalentes a US$4.6 mil millones) directamente a empresas del sector financiero a través de operaciones de reporto.

Por su parte, el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial han anunciado su disposición de extender financiamientos de emergencia que sirvan de apoyo a los países más vulnerables ante esta epidemia.

Según el Banco Central, sus reservas internacionales mantienen una posición fortalecida, las cuales se encuentran en niveles óptimos en torno al 10% del PIB, con un monto superior a los US$9,800 millones al cierre de febrero de 2020.

“Estos niveles de reservas permiten garantizar la disponibilidad de divisas para pagos de compromisos internacionales, así como para enfrentar cualquier situación imprevista en el entorno externo o interno”, explicó.

El BCRD aseguró que está firmemente comprometida con la estabilidad de precios y con la estabilidad cambiaria, y que se mantiene vigilante para tomar cualquier medida de política monetaria, cambiaria o financiera que fuere necesaria.

Además, exhortó a los agentes económicos, a la clase política y empresarial, a contribuir con el clima de estabilidad, evitando generar mayores incertidumbres a la economía.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here