Santo Domingo.- El candidato presidencial del Partido Revolucionario Moderno (PRM), Luis Abinader, prometió que de ganar la presidencia en el 2020, fomentar la creación de 600 mil empleos en cuatro años.

En un encuentro con empresarios de la Asociación Nacional de Empresas e Industrias de Herrera, que preside Leonel Castellanos, Abinader aseguró que el “Gobierno del Cambio” que promueve garantizará energía a bajo coste para impulsar el desarrollo del país.

Aseguró que las propuestas del PRM y de su candidatura presidencial incluyen garantizar la disponibilidad de energía, planteando que “el problema de los apagones debe resolverse”.

“No sería exagerado decir que el objetivo más importante de cualquier política económica es lograr el desarrollo del país y de todos sus ciudadanos. Quiero afirmar hoy aquí que sólo un cambio puede producir una nueva política económica capaz de generar desarrollo para la República Dominicana”, expuso.

Abinader analizó que como ha ocurrido en el mundo, el país ha experimentado tres revoluciones industriales y, de acuerdo a muchos especialistas, va camino a una cuarta.

“La manera en que nuestro país se ha integrado a esas tres revoluciones ha sido y es de forma privada, parcial, improvisada y poco sostenible.

“Nuestra historia recoge el limitado inventario de incorporación de los avances revolucionarios a la actividad productiva nacional”, indicó.

Luego de repasar el impacto de la primera y segunda revoluciones industriales en el país, Abinader aseguró que “ahora nos encontramos, como de costumbre, tratando de alcanzar la tercera revolución industrial sin haber completado plenamente la segunda.

“Algunos industriales, con razón, afirman que nuestro país muestra un desfase respecto las naciones que han decidido enfrentar los desafíos de la Cuarta Revolución Industrial”, expuso.

Propuestas para el sector eléctrico

Agregó que solución inicia con la revisión del marco institucional y regulatorio existente, incluyendo un estricto régimen de consecuencias, que debe continuar con las siguientes medidas:

“Concentrar todas las decisiones del sector en el Ministerio de Energía y Minas, eliminar el rol de intermediación de la Corporación Dominicana de Empresas Eléctricas Estatales (CDEEE) entre las generadoras y las distribuidoras en la suscripción de contratos de compra y venta de energía.

“Reforzar la independencia de la Superintendencia de Electricidad eliminando a partir del 2022 cualquier contribución directa de las empresas del sector eléctrico al organismo regulador.

“Modificar la forma de nombrar a los miembros del Consejo de la Superintendencia de Electricidad para reducir la influencia del Poder Ejecutivo.

“Ampliar la utilización de energías renovables para reducir la huella de carbono.

“Propiciar la inversión privada en proyectos de producción de energía a gran escala, establecer procedimientos transparentes y competitivos en la compra de energía”, sintetizó.

Propuso fomentar la cadena de valor a través de la integración de las industrias locales al sector exportador, priorizando los encadenamientos con los sectores de mayor impacto; por ejemplo, los dispositivos médicos.

“Desarrollaremos una activa política de promoción de exportaciones a través de la implementación de mecanismos de inteligencia comercial que permitan identificar nichos de mercado”, expresó.

Prometió favorecer el acceso al financiamiento a tasas competitivas para reducir los costes de las empresas y promoveremos la diversificación de los instrumentos de financiación internacional, citó, entre otras medidas.

“En fin”, resumió, “recogemos en nuestro programa todas las aspiraciones históricas del sector industrial que, hasta el día de hoy, no habían sido escuchadas, porque fortalecer la industria debe ser un objetivo prioritario del Gobierno, aunque no sea una tarea fácil”.

El Estado debe garantizar el marco general, regular la actividad productiva de manera razonable, estimularla en los casos que sea necesario y en definitiva tomar decisiones que no sacrifiquen la racionalidad económica a las conveniencias políticas y los intereses del futuro a los del presente.

En todo caso, estoy convencido en que es necesario abandonar el actual modelo de gobierno en el que se cae en la tentación de no hacer nada o, mucho peor, de hacer cosas sin sentido o claramente perjudiciales.

Sostuvo que la participación media del sector industrial en el PIB ha caído, desde el año 1996, en ocho puntos porcentuales. “Así que debemos ocuparnos seriamente por recuperar la importancia de la industria nacional, porque el cambio que queremos impulsar no puede conseguirse sin un sector industrial con la capacidad de crear los empleos que nuestros ciudadanos demandan y producir las divisas que nuestra economía requiere”, indicó.

“Yo estoy convencido de que necesitamos modernizar nuestra industria para llegar a tiempo a la siguiente revolución industrial, por primera vez en cien años”, terminó diciendo.

Estuvo acompañado por el ex presidente del Conep y presidente del Gabinete Presidencial de Luis Abinader Presidente, Lisandro Macarrulla, Santiago Hazim, José Antonio Taveras, candidato al senado por el PRM y Aliados, y Luis Valdez, entre otras personalidades.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here