SANTO DOMINGO.- El candidato presidencial del Partido Revolucionario Moderno y fuerzas aliadas Luis Abinader afirmó hoy que la crisis política que vive República Dominicana tiene como única solución un acuerdo entre todos los actores políticos que permita recuperar la confianza en la institución electoral.

Abinader considera que la comunidad internacional tiene un papel importante que desempeñar en este proceso. “Los ciento cuarenta partidos que conforman esta Alianza Progresista deben llevar nuestro mensaje a todos los gobiernos democráticos del mundo: En la República Dominicana queremos elecciones libres, justas y transparentes el 15 de marzo y el 17 de mayo”.

En el discurso de la sesión inaugural de la Reunión de la Alianza Progresista de las Américas, que sesiona hoy y mañana en el país.

Abinader planteó que la mayoría de los expertos coinciden en que una democracia necesita la existencia de libertad de expresión, libertad de asociación, libertad de voto y separación de poderes para funcionar.

La vocación autoritaria disimulada recurre, a menudo, a la teoría de que cada país puede desarrollar características particulares para su democracia. Nada más falso, porque no hay democracia donde no se cumplen esos principios universales básicos.

La democracia implica el ejercicio limitado del poder. Los gobernantes son elegidos por un tiempo específico, tienen que tolerar la oposición a sus ideas y ejecutorias, respetar las normas legales, las críticas de los medios de comunicación, el control de la justicia, la supervisión de los legisladores, las protestas de los ciudadanos y la evaluación pública de su gestión.

El gobernante que procure suprimir esas limitaciones naturales del sistema democrático no debe llamarse demócrata aunque haya sido elegido por el pueblo. 

El desarrollo político, social y económico solo es posible conseguirlo en países con instituciones fuertes. Nosotros estamos comprometidos con preservar y perfeccionar las instituciones democráticas para propiciar un desarrollo inclusivo para todos los ciudadanos.

En este siglo XXI no debemos medir el éxito económico solo a través del crecimiento sin acompañarlo con desarrollo; porque el crecimiento solo mide la abundancia material, mientras que el desarrollo el mejoramiento humano.

“Sabemos que el crecimiento sin desarrollo es inhumano; y también sabemos que el desarrollo es imposible sin crecimiento. Un modelo económico que funcione debe cuidar el equilibrio entre el aumento material del crecimiento y la felicidad humana que causa el desarrollo.

“El desarrollo sostenible que proponemos pretende satisfacer las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de las futuras generaciones, garantizando el equilibrio entre el crecimiento económico, el cuidado del medio ambiente y el bienestar social de las personas.

“El problema fundamental de nuestro tiempo es sin duda la desigualdad y no solo supone un obstáculo para el desarrollo, sino una amenaza para la paz.

“El mundo de hoy vive en un momento crucial debido a que, como nunca antes en la historia, se manifiestan los distintos tipos de desigualdad: en lo político, lo social, lo económico y lo cultural, dijo ante un centenar de delegados de la Alianza de las Américas capítulo regional de la internacional que reúne a unos 140 partidos y gobiernos socialistas, laboristas y social demócratas de los 5 continentes.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here