Por:Juana Mercedes

SANTO DOMINGO._ Nuestra Señora de la Altagracia o Virgen de la Altagracia es una advocación mariana católica considerada como la «madre protectora y espiritual del pueblo dominicano».​​

Su fiesta patronal es el 21 de enero, día festivo/no laborable en la República Dominicana en el que muchos fieles devotos de la Virgen.

Los fieles devotos de la Virgen sin acceso a el in­terior del templo católico por efecto de la pandemia del coronavirus, no se permite acce­so a la basílica, ni las activi­dades propias del programa que impliquen aglomera­ción de feligreses, aún así llegaron anoche autobuses, camionetas, carros y perso­nas a pie con intenciones de entrar al templo.

El Obispado de Higüey impidió como me­dida de seguridad acorde con las normas de distan­ciamiento social y protocolo dispuestas por las autorida­des para evitar el contagio del coronavirus, y no expo­ner a las personas, al tiem­po de respetar la disposi­ción del Gabinete de Salud, de no permitir caminatas, ni ejercicios en el área inte­rior del templo, que se utili­za con esos fines.

Por disposición del Obispado de La Altagra­cia que dirige la diócesis monseñor Je­sús Castro Marte, dijo que las ac­tividades eclesiásticas se­rán virtuales y desde ayer se realizan transmisiones en vivo por una red de es­taciones de radio y de te­levisión.

El Monseñor Castro Marte exhortó a los feli­greses a seguir desde sus hogares, la celebración que se llevará a cabo de forma virtual.

En tanto el personal de segu­ridad le impide al públi­co el acceso al área de la basílica.

La preocupación expresada por devotos y feligreses es que este año le ha traído pena y nostalgia.

Lo ocurrido solo tiene parecido con la ocupación haitiana en 1844 y que en protesta, la iglesia Católica suspendió sus actividades, restablecidas en 1916.

Ni siquiera cuando la ocu­pación haitiana, época en que las actividades ecle­siásticas se tornaron míni­ma, se recuerda un 21 de enero con la basílica Nues­tra Señora de la Altagracia de Higüey .

Según la leyenda, la fiesta oficial de Nuestra Señora de la Altagracia es el 21 de enero porque para esa fecha se llevó a cabo la Batalla de la Sabana Real en la parte Este de la isla de Santo Domingo, donde el ejército español, encabezado por Antonio Miniel derrotó al ejército en 1691.

Otra versión que se ha contado por años narra que se debe a que los españoles le pidieron a la Virgen de la Altagracia que les ayudara a ganar la batalla y tras hacerle el milagro estos realizaron una gran fiesta religiosa con motivo de veneración a la Altagracia.

En los alrededores, los vendedores manifestaron que con tantos años no recuerda algo así un 21 de enero, sin las mi­les de personas que visitan la ciudad y vienen a ver la Vir­gen de la Altagracia e identi­ficarse con lo que representa espiritualmente para el pue­blo dominicano.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here